“Plaza de la Dignidad” de Lucy Helena es un himno de clamor popular

La cantante nacional muestra toda su sensibilidad ante el momento histórico, lleno de esperanza pero a la vez doloroso, que vive su país: Chile.

Un artista que se precie de tal es sensibilidad pura. Allí no hay presión de la industria o del sistema que desmotive ese bendito atributo, provisto de pura emoción y bondad. Y así ha ocurrido, ocurre y ocurrirá con una cantante de la talla de Lucy Helena. Es así como aconteció uno de estos días de estallido social en nuestro país, que ya no fueron sólo unos cuantos días, sino que un mes y medio …hasta ahora. Fue una noche, en el estudio de grabación.

-Tengo una idea interesante para que hagamos una versión tuya,  a tu estilo de un tema de Víctor Jara o Ruben Blades para dejar algo de tu arte en este momento histórico dice, muy motivado, Francisco, productor y director musical de la banda que acompaña a Lu en grabaciones y recitales.

-…Ok, pero déjame fumar un cigarro afuera y tomar un poco de aire que este estudio es un sauna -señala Lu, tajante pero dulcemente.

Francisco mientras se queda mezclando el nuevo single que Lu sacará muy pronto al mercado… sin imaginarse lo que pasaría cuando Lu volviera a entrar al estudio aunque tiene una corazonada.  Deja pasar 10 minutos y sale a buscarla… Lu terminaste? ella responde: Shhhhh  espera un poco no me interrumpas entrarte enseguida voy.

Francisco se entra en silencio… y antes de colocarse a mezclar de nuevo Lu ingresa al estudio y le dice… Fran no grabaremos nada de los que estábamos pensando… él pregunta: Y porque ? ya no te interesa dejar un poco de ti en este momento?,  Lu responde:Tengo la música, el ritmo y la letra… acabo de escribir una canción… haremos un tema original, y eso grabaremos!!!!-dice ella sonriente, emocionada y empoderada.

-¡Me parece fantástico! -responde el tecladista, quien también sonríe tanto de asombro como de curiosidad.

-¡Y lo haré de inmediato! – complementa ella con firmeza.

-¡No te preocupes, Lu…¡te apoyo ciento por ciento!. Y no me cabe duda que te será una hermosa canción desde el alma – responde él.

Cuando Lu le confidenció esta experiencia a Ferenc Mancilla, un amigo periodista, éste se acordó de inmediato de una historia que las colegas de Ferenc y escritoras argentinas, Laura Ramos y Cynthia Lejbowicz, cuentan en su libro “Corazones en llamas”, alusivo al rock trasandino de los 80. El protagonista de la narración mencionada es ni más menos que el recordado Gustavo Cerati. En 1986 el conjunto que lideraba, Soda Stereo, estaba, al menos en su país, en el pináculo de su popularidad en su etapa inicial: lanzados los dos primeros discos eran la banda que generaba mayor interés masivo del vecino país y ya planeaban expandir la distribución de ediciones de sus discos en la mayor cantidad de países del continente.

Pero el cantante y guitarrista del conjunto, de sólo 27 años de edad por entonces, no se sentía bien. Su estrés era galopante. Una noche, sabiendo que el sello de la agrupación le exigía terminar el tercer disco -que debía llamarse”Signos”- en cosa de días, regresó agotadísimo a la casa de sus padres, a tal punto que le pidió al taxista quedarse con el cambio de la carrera, porque su capacidad mental y sobre todo su físico no daban para más en ese lapso concreto. Con escaso margen para cometer errores y con la música de los ocho temas del long play lista, Cerati reconoció que las letras las compuso en una noche. El dato no es menor si se toma en cuenta que “Signos” fue aclamado por la crítica, fue superventas y, además, fue el impulso definitivo para expandir la popularidad del power trío en el exterior.

No se trata acá de hacer un paralelo exacto entre las vidas de la talentosa Lu y una de las mayores leyendas del rock argentino, sin embargo hay un denominador común: la inspiración del más alto vuelo no es necesariamente atribuible a un estado de ánimo, pero claramente después de un bloqueo mental puede venir lo mejor de uno. Un momento incómodo o poco grato puede anteceder a lo que en psicología positiva se entiende como “flow” o estado de flujo: unos minutos preciosos en que las ideas vuelan y se concretan en obras hermosas. Por cierto también hay contextos para ello.

¿La inspiración de “Plaza de la Dignidad”?…El acontecimiento social de mayor connotación de los últimos 40 años.
Lo del 18 de octubre evidentemente para nadie pasó inadvertido. Millones de compatriotas, entre ellos Lu, fueron parte de esta simbiosis ultramasiva. No son ni han sido pocos los vericuetos vinculantes al hecho más social de los últimos 40 años en Chile, quizás sólo comparable con las gigantescas concentraciones de fines de los 80, en la agonía de la dictadura y asociadas al plebiscito del mítico triunfo del “NO” y la posterior elección presidencial.

Hay sentimientos encontrados, no hay duda. Está, por un lado, la sensación potente de haber conquistado un tesoro bello: la capacidad de un pueblo de hacerse respetar, de echar guarda abajo verdades mañosas, tóxicas, sólo provenientes de mentes insensibles, egoístas, tacañas, provistas de emociones anestesiadas en falta de empatía. Pero por otro lado está el dolor, la brutalidad, el ensañamiento desmedido, las heridas…la muerte (agregar más es demasiado).

No habrá espacio para las letras, como sí ocurrirá en otras historias que serán compartidas en este espacio. Queremos invitarlos a contemplar auditivamente la belleza pura y el mensaje que nos deja “Plaza de la Dignidad”, tema de Lucy Helena que sin duda ya es un clásico en nuestros corazones.

Escúchalo aquí: PLAZA DE LA DIGNIDAD

Periodista oficial Staff: Gonzalo Figueroa Cea 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s